9 de abril de 2018

“Negocio que no oye consejo, no llega a viejo"

Estadísticamente y según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el Instituto Nacional Del Emprendedor (INADEM) y la Secretaria de Economía del Gobierno de la República existen en nuestro país alrededor de 4.1 millones de microempresas, poco más de 174,800 pequeñas empresas y un poco más de 34,960 medianas empresas. Estas MIPYMES, juntas aportan alrededor de ± 48% del PIB Nacional y generan un promedio de 7 de cada 10 empleos formales, siendo la mayoría de estas empresas de carácter familiar. Se sabe también que en México, 9 de cada 10 emprendimientos que se convierten en una MIPYME, no superan los 5 años de vida. Así mismo, existen datos e información que revela que el 70% de las MIPYMES familiares cuando son dirigidas o administradas por un familiar de la 2ª generación tienden a la quiebra, mientras que el 96% de las empresas que pasan a manos de una 3ª generación desaparecen. Esto a pesar de que el INEGI pública otro indicador que señala que 85.3% de los dueños de las MIPYMES mexicanas desean hacer crecer su negocio.

Si usted es dueño de un negocio y ha leído lo anterior, deberá estarse preguntando ¿Cuáles son las razones? Las respuestas son muy diversas, ya que cada empresa es completamente diferente a otra. Sin embargo poseen en común ciertas situaciones y/o condiciones que las llevan a escenarios poco alentadores. Para intentar aclarar más el panorama explicaré de manera general cinco de las muchas razones posibles:

1.- La falta de acceso a fuentes de financiamiento: ya que la mayoría de las micro y pequeñas empresas no han apostado por uso de herramientas tecnológicas que les ayude a manejar su contabilidad, en pocas palabras: no saben cuánto venden, cuanto gastan y mucho menos cuanto poseen. Situación que los aleja de la formalidad y de los beneficios de obtener créditos de proveedores o créditos bancarios preferenciales para PYMES. Le sugiero urgentemente empiece a formalizar y profesionalizar su negocio.
2.- La falta de habilidades y/o conocimientos gerenciales: No hace falta ser experto en el arte de la administración, ni tomar cursos o ser profesional en la materia para saber que no se puede mejorar aquello que no se puede medir, y tampoco se puede crear algo grande sin delegar y asignar responsabilidades. Por eso, evítese problemas; lidere a su equipo de trabajo, delegue y asigne responsabilidades, desarrolle controles, mida el desempeño y productividad en su negocio.
3.- Problemas de la gestión de Recursos Humanos: sin duda, el personal de su empresa es el recurso más valioso con el que puede contar; ofrezca un empleo digno, sea humano, motívelos, deles la oportunidad de mostrar su talento, conviértalos en mejores personas, pero no sin antes establecer condiciones claras y por escrito de la relación que tendrá con usted. Hágalo antes de iniciar con la relación laboral, de lo contrario podría enfrentar serios problemas. Recuerde siempre que un empleado podría ser el mejor aliado cuando la relación laboral es óptima, mientras que también podría ser su peor enemigo en condiciones inestables, inequitativas u opacas. Con esto, no intento hacerle pensar que las empresas familiares no deben contratar a nadie ajeno a su familia o que trabaje usted solo. Más bien, busque aliados responsables, honestos, comprometidos y lo más profesionales posibles.
4.- Deficiente planeación inicial: a pesar de que en los últimos 3 años, el emprendimiento nacional se ha duplicado, siguen existiendo carentes prácticas de planeación que son sustituidas por la intuición. Muchas MIPYMES, no prevén factores cómo; ubicación para sus instalaciones, estandarización de procesos, magnitud de reinversión de recursos, promoción y publicidad, calidad en sus productos y servicios, protocolos de seguridad, licencias y permisos, entre otros factores.
5.- Falta de modernización e innovación: cometen un grave error aquellas empresas que no se han preocupado en lo más mínimo por actualizar sus procesos, sus métodos de trabajo o la innovación por medio de la incursión del uso de la tecnología que le haga más fácil la vida a su negocio y a sus clientes. Si este es su caso, busque ayuda profesional, hágalo pronto, acérquese a quien pueda y sepa modernizar e innovar en su negocio, al paso de unos meses notará grandes cambios y beneficios sustanciales en la operatividad de su empresa. 


Si usted tiene estos u otros problemas, escríbame un correo a hola@ensomx.com donde con gusto le brindaré ayuda o le daré mi punto vista, y por favor no se desanime, pues como decía el escritor británico Irvine Welch, “Solo se aprende a través del fracaso”. Solo procure no pasarse toda la vida aprendiendo.




Este Árticulo fue publicado por:
MADN. José Escamilla Ramírez
Asesor Profesional de Negocios
josescam@ensomx.com














 Conoce nuestros servicios

¿Lo recomiendas?

0 opiniones:

Publicar un comentario