9 de mayo de 2019

Asi es como puedes olvidarte de la competencia en tu negocio


Te has preguntado, ¿Por qué están tan saturados y competidos todos los giros comerciales?, Si tú eres uno de los cientos de miles de personas que tienen deseos de emprender un negocio o potencializar el que ya tienen, y, además, te has encontrado con alguna de las siguientes disyuntivas:

1.       ¿En qué puedo invertir?
2.       ¿Qué negocio es menos esclavizante?
3.       ¿Continuo con mi giro o cambio de giro comercial?
4.       ¿Qué negocio es más redituable?
5.       ¿Qué negocio tiene menos problemas en su operación?
6.       ¿Qué negocio tiene más utilidades?
7.       ¿Qué negocio puedo poner con “X” cantidad de dinero?
8.       ¿Qué negocio tiene más esperanza de vida?
9.       ¿En qué negocio se invierte menos y se gana más?
1.   ¿Qué pasa si el negocio no funciona?

Entonces te habrás dado cuenta de que poner un negocio hoy día, es de lo más complejo. No solo por cuestiones económicas, sino por todo lo que conlleva, por ejemplo; El reclutamiento y selección de personal, búsqueda de inversión y financiamiento, el trámite de los permisos y licencias de funcionamiento, calculo y pago impuestos, declaraciones fiscales, costos de arrendamiento y/o construcción, competencia (digna y desleal), incremento de costos de materias primas y/o del valor de las mercancías, inseguridad, pago de salarios, capacitación con clientes, bajas ventas, publicidad y mercadotecnia, logística y distribución, controles de inventarios, mejora continua y desarrollo organizacional, etc..

Después de lo anterior, y bajo un análisis consciente del impacto que todo ello representa, seguro te quedarán muy pocas ganas de invertir o buscar financiamiento para poner un negocio, a menos de que tengas muy claro el mercado y que hayas encontrado una gran oportunidad de negocio.
Lamentablemente, casi todos los giros comerciales que tienen una utilidad elevada normalmente, al poco tiempo serán copiados, plagiados o imitados, logrando que se divida el mercado en partes mas pequeñas para todos los participantes o en el peor de los casos, los grandes devorarán a los pequeños y los harán cerrar con el paso del tiempo.

Recordemos que a partir del año 2019 ya no habrá apoyos por parte del gobierno federal para impulsar proyectos emprendedores. Hasta el año 2018 el INADEM había apoyado diversos proyectos para el ejercicio anual 2018, con un monto presupuestal de hasta $4,137´000,000.00 de pesos, siendo este recurso para incentivar los proyectos tradicionales de emprendedores, proyectos de alto impacto y apoyo a PYMES.

Las cifras no son alentadoras, sin embargo, entrando en un análisis fuera del foco en el que se centran la mayoría de los análisis de negocio, hay uno que en lo particular me parece una oportunidad de negocio, pero… hay un “pero”: esta gran oportunidad no estará disponible para un emprendedor que apenas inicia. Más bien para aquellos que desean crecer y hacer más redituable su negocio:

Si tienes un negocio que tiene una utilidad interesante además de estar posicionado en el mercado, seguramente lo más valioso que podrías tener no es tu marca, no es tu producto ni su gran calidad, podría ser la ubicación geográfica donde está instalado tu negocio.  Este análisis que de entrada podría parecer torpe y poco claro. Resulta interesante si se analiza la cantidad de metros que posee actualmente tu negocio y si esto lo divides entre la utilidad que cada metro puede ofrecerte a la productividad de tu negocio. Y es que cada vez más, empresas pequeñas han decidió migrar sus instalaciones o una parte de ellas a un lugar donde producir sea más barato o bien donde el terreno sea menos costoso y por ende la productividad del inmueble se vuelva más atractiva.

Esto conlleva por ejemplo, cambiar de lugar un negocio, claro, sin perder de vista que en la ubicación original del negocio podría permanecer una oficina, un expendio o en centro de ventas, y en la nueva ubicación un centro de distribución que además de mejorar la logística podrían generarse mejores dividendos si se decide arrendar una buena parte del inmueble en el que se ubicaba originalmente o bien se construye otro tipo de negocio que produzca a dividendos no por metro cuadrado, sino por centímetro cuadrado.

Esto que explico, quizá a muchos les suene una locura, pero con el paso del tiempo se convertirá en una tendencia irreversible, en la que, por ejemplo: un municipio en crecimiento necesita más y mejores servicios, lo que hará que aquella pequeña miscelánea que tiene más de 40 años en ese lugar será parte de esta estadística de la cual poco a poco irán surgiendo más y más datos.

No me dé la razón, ¡piénselo! Seguramente si usted vive en una ciudad en crecimiento, cada que pasa por ciertas vialidades congestionadas seguro encontrará una taquería pequeña que apenas si sobrevive, una papelería que vende muy bien pero el espacio está mal aprovechado, una tiendita antigua pero bien surtida a la que su utilidad no es la mejor, un mercería o una tienda de ropa que si vende pero está muy competida, quizá otro negocio podría ser una mejor oportunidad que lo que actualmente podría lograr.

Si usted no es poseedor de un bien inmueble, esta estrategia no es para usted, sin embargo, permítame comentarle algo que recién pude leer en un libro muy interesante el cual podría ayudarle a usted. Si su negocio sufre de competencia, podría deberse a que usted está compitiendo en el nivel incorrecto. 

Lo explico de otra manera: Entre sus líneas el libro tenía una gran frase David J. Schwartz, misma que es contundente para explicar entre otras cosas: porque es tan difícil diferenciarse en los negocios: “No hay tanta competencia en la excelencia; la competencia la hay en los niveles de la mediocridad”

No estoy diciendo que usted podría ser un mediocre, si no que usted podría haber dejado de buscar oportunidades en su negocio, ha dejado de buscar la excelencia, ha dejado de creer en el y por lo tanto ha dejado de percibir lo que cuando usted lo hizo crecer con pasión, compromiso, desvelos, esfuerzo y demás acciones que hicieron lo que su negocio es el día de hoy.


Busque la excelente, compita en el nivel de la excelencia y de la calidad total, los clientes se lo compensarán y le ayudarán a difundirlo. ¡Hágalo! Y verá que David J. Schwartz tenía razón.



Este Árticulo fue publicado por:
MADN. José Escamilla Ramírez
Asesor Profesional de Negocios
josescam@ensomx.com





¿Lo recomiendas?

0 opiniones:

Publicar un comentario