6 de agosto de 2019

Vas a vender, rentar o comprar una propiedad, sigue estos 7 consejos antes de contratar un asesor inmobiliario.

Según datos de el diario El Economista Las actividades terciarias son las que registraron el crecimiento más pronunciado en julio del 2018, la actividad económica en el sector comercial y de servicios incrementó 3.6% a tasa anual, hilando cuatro periodos siguiendo una tendencia al alza.

Este dato confirma que las actividades de servicios tales como la de un profesional inmobiliario van a la alza, y no es para menos. Resulta que conforme pasa el tiempo, aumentan las legislaciones en materia inmobiliaria y fiscal, asimismo también han aumentado los riesgos por transacciones con montos elevados, es decir, no es lo mismo comprar un refresco, un libro o una SmartTv que comprar un inmueble por pequeño que este sea, los montos son completamente diferentes y por ende hay leyes, códigos, reglamentos y normas que observar, riesgos inherentes a la compra-venta que disminuir y por supuesto evitar actos de terceros que pongan en riesgo el patrimonio familiar y la integridad de los propietarios de los inmuebles. 

Una inmobiliaria más allá de ganar una comisión (entre el 4% y 8% de comisión aproximadamente) por la prestación de sus servicios profesionales , también es la responsable de proteger tus datos con estrictas medidas de seguridad, así mismo, deberá investigar si los clientes son personas de probidad intachable y que sus recursos económicos no procedan de actividades ilegales, te deberá guiar en todo el proceso de compra venta o de renta, garantizando en todo momento la intermediación segura y legal.



Es por tal motivo que las inmobiliarias cobran relevancia en estos tiempos álgidos. Por ello, te comparto 7 consejos antes de contratar a una inmobiliaria realmente profesional.


1.- Asegurate que la inmobiliaria esté dada de alta en Hacienda.
Esto quiere decir que además de deducir el pago de sus servicios, podrás estar seguro de que la inmobiliaria te cobrará lo justo, pues hay leyes que rigen estos aspectos. También tendrás la seguridad de que la inmobiliaria o el asesor inmobiliario tiene una dirección fiscal y/o física donde recibe notificaciones legales para todo lo relacionado con su actividad comercial.

Si no está registrado el asesor inmobiliario en el SAT te recomiendo estar muy alerta, pues existen personas que ejercen la profesional de manera ilícita, no paga impuestos y es probable que lo haga sin pleno conocimiento de todo lo que implica la actividad comercial inmobiliaria en México. Muchos de los asesores que no están dados de alta, deciden cobrar mucho menos por sus servicios pseudoprofesionales, esto es muy común ya que normalmente los pagos no podrán deducirse y por lo tanto usted podría estar desprotegido y no poder solicitar asistencia de la PROFECO ante un problema con el agente inmobiliario.

Puedes verificarlo solicitandole su RFC e ingresandolo a: https://portalsat.plataforma.sat.gob.mx/ConsultaRFC/



2.- Antes de brindar información tuya o de tus propiedades, solicita su Aviso de Privacidad.
Según la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares (Descarga aquí la LFPDPPP)  desde el día 5 de julio de 2010, esta ley es de observación obligatoria para todas las personas que dentro de su actividad comercial y de negocios utilicen datos personales de sus clientes, por ello las inmobiliarias son uno de los sectores comerciales que más información posee de sus clientes y de sus propiedades, por ejemplo: (nombre de los dueños, domicilio, teléfonos, cuentas bancarias, dictámentes, información y documentos de las propiedades inmobiliarias, escrituras públicas, contratos de compraventa, inmatriculaciones administrativas, juicios legales de propiedades, testamentos, cuentas de predial, energía eléctrica y agua potable, fotografías y videos de inmuebles, etc.. Esto demuestra lo delicado y discrecional que puede llegar a ser el tratamiento de la información durante una transacción de un inmueble. Por ello es de suma importancia el asegurar que la empresa inmobiliaria o el asesor inmobiliaria cumpla con la ley antes citada, entregándote por escrito y dejando una copia en tu poder de su aviso de privacidad donde se especifique de manera clara y contundente los datos que usará y para que los usara, mismo documento que tu debes firmar de conformidad, tal y como lo enmarca el articulo 9 de la LFPDPPP. 

Si no tiene aviso de privacidad, seguro que no contempla protegerte a ti ni a tu patrimonio pues este ha sido un grave problema que ha permitido a personas sin escrúpulos el compartir información sensible con terceros que ha actuado de mala fe, perpetrando robos tras una transacción de montos elevados, o bien han filtrado información por falta de control y responsabilidad que ha llegado a personas que se dedican a extorsionar a los dueños. Cuidado, mucho cuidado de a quién le entregas tu información. Más vale desconfiar en un principio para estar seguro del uso que darán a tus datos.


3.- Asegurate de que la inmobiliaria o el asesor estén certificados
Pareciera algo muy común, si te dedicas a vender casas e inmuebles, debes saber lo que estás haciendo, pero a estas alturas, repito, más vale desconfiar, hay muchos improvisados que no cuentan con la información básica necesaria para ejercer la profesión y en lugar de ayudarte a vender o rentar, te harán perder mucho dinero por su falta de conocimientos y su inexperiencia, lo que te llevará en el mejor de los casos a gastar más de la cuenta, y en el peor de los casos a un problema legal del cual habrías deseado hacerme caso en este consejo super básico.

Todo personal inmobiliario debe cursar estudios orientados a dicha profesión, tal como un médico, obtiene un título por sus estudios. Asimismo el profesional inmobiliario obtiene un certificado derivado de su experiencia, conocimientos y estudios en la materia.


4.- Pregunta si tu asesor pertenece a una asociación, gremio o grupo que represente al sector.
Es decir, una inmobiliaria o asesor inmobiliario formal, buscará siempre pertenecer a una asociación inmobiliaria, por ejemplo: AMPI, la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios, dicha asociación agrupa a sus agremiados en secciones a lo largo y ancho del país, para promover mejores prácticas comerciales, actualizaciones continuas, soporte y respaldo profesional en caso de requerir y por si no fuera suficiente, dichas asociaciones promueven el trabajo colaborativo, promoviendo entre otras secciones los inmuebles para tener un alcance de promoción mucho más amplio, pudiendo llegar a inversionistas extranjeros gracias a sus convenios internaciones con Realtor en USA y otras partes del mundo. Claro que conviene, ¿o no?.

Si no pertenece a un grupo, quizá la persona esté iniciando y no sepa de las ventajas que esto conlleva, o bien, no invierte en capacitación en el sector, no tiene los suficientes contactos para poder ayudarte de manera más eficaz y por lo tanto, quizás estés perdiendo tu tiempo.


5.- Si te van a representar, busca empresas o asesores inmobiliarios con buena reputación
Actualmente es más fácil conocer acerca de la reputación de una empresa o de un asesor profesional inmobiliario, es tan fácil como buscarlo en Facebook o Google, puedes buscarlo de las siguientes maneras: buscalo por su nombre completo (si no usa su nombre correcto, algo esconde, ¿No creés?), buscar el nombre de su empresa inmobiliaria, buscalo por su número telefónico o por su correo electrónico, seguro encontrarás muchisima información util que te ayudará a tomar una mejor decisión.

Si lo anterior no te ha dado resultado, te invito a que visites la dependencia de Desarrollo Urbano o Metropolitano, las oficinas de catastro o las notarías públicas más cercanas de la localidad donde pretendes hacer la transacción, explicale al personal que te atienda que buscas una personal formal, que si puede darte referencias del asesor o de la empresa que representa, este tip no falla. 

Aclaro, no te darán información sensible por cuestiones de privacidad de datos, pero si te podrán decir si vale la pena trabajar con ellos o no. Tu tomas la desición final.


6.- Que dentro de su contrato de prestación de servicios para promover tus inmuebles, no te cobren nada, salvo que se realice la venta exitosa del inmueble.
Puedo decirte que si te cobran por adelantado aplica la popular frase mexicana: "Mariachi pagado toca mal son", esto es fácil de suponer, ya que las empresas que cobran anticipadamente no están dispuestos a esforzarse para vender o rentar tu propiedad y solo consiguen clientes poco informados que caerán en la tentadora trampa de los costos bajísimos. Tan bajo será el costo como el resultado. En fin, cada quien elige el tipo de servicio.


7.- Si vas a rentar un inmueble, asegurate de que la inmobiliaria te respalde en un posible problema legal con el inquilino.
Por experiencia propia, pagar hasta un mes de renta como comisión por la prestación de los servicios inmobiliarios profesionales, resulta más barato que andar pagando abogados y juicios larguísimos por que un inquilino que iba al corriente con sus pagos, sin mas ni mas, dejo de pagar y se prolongó hasta casi un año sin pagar renta, ni aparecerse por ningún lado, no contestaba las llamadas y por si fuera poco, sus empleados estaban tan aleccionados que fingian no conocerlo de la noche a la mañana, decían no saber quien era el dueño y no saber cuándo podría venir un representante legal. Todo por confiado y por no pagar los servicios de una inmobiliaria que nos respalda y guiará en un proceso que parecía tan simple y tan sencillo que cualquiera podría hacer, pero no fue así. Así que "si te dejan a tu suerte, qué mala suerte tienes, bueno no es mala suerte, es mala elección".

Lo anterior debe estar expresamente escrito en el contrato de prestación de servicios profesionales de la inmobiliaria o del asesor inmobiliario, si esto no está cubierto, piensalo bien, pues tampoco es una obligación de la empresa ofrecerlo, es un beneficio que puede otorgar al contratar sus servicios.


Te comparto 10 beneficios de contar con una empresa inmobiliaria y/o con un asesor inmobiliario profesional


1.- Protege datos de propietarios haciendo labores de intermediación. Así mismo te ayuda a valorar el precio del inmueble para obtener un precio justo.


2.- Te asesoran fiscalmente en cuestiones del pago de impuestos, también acerca de la documentación requerida para poder hacer la venta o renta del inmueble de manera correcta. Así mismo te asesora para obtener información y/o documentos y cómo obtenerlos si es que no los tienes.
3.- Cuando no se tiene todo el dinero para la compra, la inmobiliaria asesora en relación a créditos bancarios e hipotecarios que más se ajusten a las necesidades del cliente.

4.- La inmobiliaria o asesor gestiona una póliza de protección para el arrendador y arrendatario en cuestión de negativa de pagos y/o posibles atrasos de pago. Esto a modo de seguro que garantiza los pagos al propietario.


5.- Las inmobiliarias tiene el objetivo de verificar la identidad de las personas que van a comprar o arrendar el inmueble, así mismo la inmobiliaria tiene la obligación de investigar que la fuente del recursos de pago sea lícito para evitar fraudes y/o problemas de lavado de dinero.

6.- La inmobiliaria puede ayudar a los clientes a determinar el precio de venta y/o renta de un inmueble basándose en opiniones de valor, según las estadísticas del mercado local, o bien se gestiona la intervención de un perito certificado en valuación de inmuebles.


7.- Las inmobiliarias pueden administrar pagos de rentas en favor de terceros. Este proceso suele tener una comisión extraordinaria por labores de trabajo administrativo de forma periódica.
8.- La inmobiliaria se encarga del papeleo y tramitología de todo el proceso de venta y/o renta. A fin de facilitar al propietario todo este proceso que con falta de práctica y/o experiencia puede volverse complejo, largo y tedioso para el cliente.

9.- Las inmobiliarias formales están obligadas a registrarse ante el SAT, mismo que garantiza un proceder correcto y lícito en sus operaciones.

10.- Las inmobiliarias profesionales están registradas ante cámaras de comercio y/o de servicios lo que les permite incrementar la posibilidad de hacer más grande la cartera de clientes para un inmueble. También suelen estar adheridas a una Asociación que regula su actividad. Por ejemplo: AMPI, Realtor, ADI, COPIM, CIM y APCI, entro otras.






Este Árticulo fue publicado por:


MADN. José Escamilla Ramírez
Asesor Profesional de Negocios
josescam@ensomx.com
www.ensomx.com
¿Lo recomiendas?

0 opiniones:

Publicar un comentario